Article
5 comments

HABLAR SIN HABLAR

¿Cuántas veces hemos experimentado que se puede decir algo con palabras y al mismo tiempo expresar lo contrario con la cara, los gestos, el tono?

fragel 1

Desde la más tierna infancia, la comunicación no verbal forma parte intrínseca de nuestra forma de interactuar.

Sabemos que ciertos mensajes dichos de determinada manera, pierden su eficacia. Si digo cuánto me gusta algo, pero al mismo tiempo pongo cara de asco ¿con qué te quedas?

Sabemos que no hay concordancia entre los 2 mensajes recibidos, pero, generalmente nos quedamos y damos mayor valor al mensaje no verbal, que a aquél que sale de nuestra boca.

la_rana_rene_filosofando

Y tanto post, tanto tiempo y dedicación para hablar de las Habilidades Sociales, y la comunicación no verbal (tan esencial), ha brillado por su ausencia, ha pasado desapercibida (hasta ahora 😉 )

La comunicación no verbal es aquélla que no se expresa con el mensaje textual,verbal, pero que se transmite con el gesto, el tono, el movimiento asociado, entre otros.

Así, hablamos de factores Paralingüísticos cuando nos referimos a aspectos directamente asociados con la transmisión del mensaje: el tono que empleamos, el volumen, los silencios…

Otro factor es el relacionado con el comportamiento al hablar: como los movimientos de nuestro cuerpo, la mirada, o la profusión de gestos (llamado Kinesia); y el manejo de nuestro espacio interpersonal (llamado Proxémica).

Espero no haberos asustado demasiado, porque ya he finalizado mi disertación más teórica 😉

Cualquier mensaje «no dicho»: gesto, tono, postura, mirada, expresión facial o corporal nos transmite muchas, muchísimas cosas.

Desde el control de nuestro espacio interpersonal; hasta nuestra actitud introvertida, los colores que nos ponemos… todo tiene significados.

TODO.

Todos nosotros hemos interiorizado un espacio personal en el que nos movemos a gusto y en el que nos relacionamos. Este espacio (a modo de “burbuja”) no es fijo ni estático, sino que –a modo de muelle- varía en función de la relación que mantenemos con la persona con quien interactuamos.

WallPaper_Colores-Burbuja_Reflejando

Así, no es lo mismo nuestro espacio interpersonal con nuestros hijos (obviamente una burbuja muy chiquitita, cargada de besos y abrazos) que el espacio que nos separa de una persona en la calle.

Mantenemos con los primeros una distancia casi inexistente, y conservamos un amplio espacio con aquellas personas, por ejemplo, con las que no tenemos ningún lazo emocional.

En esta comunicación no verbal, la mirada cobra una importancia esencial. Con una sola mirada podemos “decir” infinidad de cosas: hay miradas de comprensión, miradas de complicidad, llenas de amor y ternura, miradas de “ya te lo dije”, miradas de reproche, incluso miradas de ensueño.

mirada-infinita-807824

Todos sabemos interpretar cada una de ellas; y somos capaces de responder verbalmente a una sola mirada.

La comunicación no verbal, mejor dicho, la interpretación de ésta es una habilidad social fundamental.

Aquéllas personas con una esmerada habilidad para interpretar este tipo de comunicación, son más eficaces comunicativamente hablando: captan las segundas intenciones, los mensajes subliminales, las verdaderas intenciones y los mensajes subyacentes de lo dicho textualmente. Esta habilidad social, mejora y enriquece las relaciones interpersonales.

the-muppets

Un buen orador, una persona que elabora un buen discurso, atiende a muchos más factores que al propio mensaje y vocabulario empleados. La oratoria alberga más secretos que la propia estructura del mensaje, va muchísimo más allá.

Y entre estos otros factores se hallan la entonación, los silencios, la forma en que se habla, los gestos faciales, las miradas, la expresión con las manos, la actitud corporal, etc.

Y en nuestro reto de ahondar en la Inteligencia Emocional, dominar nuestra comunicación no verbal (o buscar su congruencia, al menos) es un elemento clave.

Nuestra actitud cuando escuchamos atentamente es también comunicación no verbal; al igual que la expresión de nuestra cara, el movimiento de nuestro cuerpo, la mirada hacia nuestro interlocutor, la postura que adoptamos, el manejo de nuestro espacio interpersonal, etc. Todo esto conforma en gran medida cómo y lo que somos.

La coherencia entre nuestro mensaje  (lo que decimos) y nuestro comportamientos no verbal (cómo lo decimos) debe ser total.

La pertinencia, la congruencia determinarán nuestra credibilidad. Si ambos tipos de comunicación difieren, el mensaje dicho pasa a un segundo plano, siendo prevalente la comunicación no verbal.

Por ejemplo, el sarcasmo está precisamente apoyado en esta “incoherencia”.

En la actualidad estamos invadidos por todo tipo de mensaje político donde la comunicación no verbal, además de la falta de ejemplo, da directamente en el centro de la diana del despropósito.

Hablan sin transmitir, dicen sin generar emociones… probablemente muchos de los que disertan acerca de la justicia y la ética, son ejemplo de lo contrario.

Este post reivindica también la fidelidad en la palabra dada.

Qué menos que esperar que lo que se diga, se demuestre o se apoye al menos en la intención del “hablante”.

Muchos políticos adolecen de habilidades básicas de comunicación como las aquí descritas… qué triste 🙁

Quizás si uno cree en lo que dice, ayudaría a ser transmitido con sinceridad: gestos, miradas, entonación y movimientos acordes con lo que se anuncia.

IMG_20140803_055537

No debemos olvidar que cada uno de nosotros SOMOS un universo de oportunidades, de interacciones, de relaciones, pensamientos y emociones.

Transmitir cómo somos de la manera más fiel, más sincera hará de nosotros mejores personas, y “buena gente” a la que poder escuchar, sin dudas, sospechas ni sombras de ningún tipo.

Somos seres sociales, sociables, comunicadores de buen rollo y energía positiva.

Trabaja tu comunicación no verbal, sé coherente:

¡sé tú!

Hoy, amenizando este POST, Sam Smith, con «Stay with me«.

Disfrutad de su música…

Article
8 comments

PROCRASTINAR O EL ARTE DE BUSCAR EXCUSAS

PROCRASTINACIÓN: posponer lo pendiente, injustificadamente.

En definitiva, cuando lo que es para mañana siempre se queda en intención, en nuestro AYER…

Yesterday, The Beatles:

 

Este palabro tan propio de PSICÓLOGOS habla de un comportamiento que se reproduce con mucha más frecuencia de la que cabría esperar.

En pugna directa con la Productividad, PROCRASTINAR es la habilidad que tenemos de NO HACER lo que tenemos pendiente, de hacerlo mal, o rápido, sin ninguna organización y con escasos o nulos resultados.

más tarde

La PROCRASTINACIÓN o el retraso de lo que tenemos que hacer, tiene una lectura que va más allá del mero hecho de postergar algo, en beneficio de algo más agradable de hacer. Ahí está generalmente la clave: no disfrutar haciendo la tarea más simple, es la excusa perfecta para retrasarla hasta el infinito.

no-soy-un-procrastinador

En ocasiones, cualquier excusa nos sirve para NO hacer algo importante, que, de paso, no nos causa ningún placer, e incluso puede producir desagrado. Podría ser normal en esos casos (casi diría justificado 😉 ) que uno retrasase lo máximo posible aquello que no nos gusta, lo que además no es urgente o aquello que sólo nos afecta a nosotros.

Pero en el tema de la PROCRASTINACIÓN, hay elementos que influyen, que sí determinan si posponer algo puede ser realmente perjudicial para nosotros, en nuestro trabajo, o para nuestro entorno.

productividad forges

Y por lo profesional voy a empezar: una persona no ES procrastinadora (rizando el rizo) para siempre. Las excusas o los motivos, pueden ser tan variados como inútiles; algunos voluntarios y conscientes; y otros automáticos, irracionales. Pero se puede dejar de ser Procrastinador, y entrenar para ser más productivo y eficiente.

herramientas-community-manager

Ser productivo es inversamente proporcional a nuestra capacidad de procrastinar. Me explico: nuestra productividad será mayor, cuantas menos excusas apliquemos para retrasar, ralentizar o aletargar nuestras tareas.

Por ejemplo, somos susceptibles de anteponer algunas tareas sobre otras, cuando no sabemos discriminar entre aquella que es “importante” o “urgente” (algo que hablaría <obviamente> de nuestra profesionalidad).

La Gestión del Tiempo es una asignatura pendiente que realmente conviene trabajar:

  • La necesidad de identificar lo URGENTE (y por tanto aquello impostergable, y de necesaria “ejecución» en un plazo dado),
  • El análisis de las tareas IMPORTANTES, y por tanto susceptibles de priorizar, ordenar, y de obligada realización (otro tema es el cuándo).
  • Y la necesaria temporalización de nuestras tareas…

En este caso, es lo mismo que hablemos de trabajo, de los asuntos de la casa, de las tareas con los niños, o los recados del día a día.

no dejes para mañana

Dice el refrán: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Esta sencilla frase encierra mucha sabiduría; no sólo te aconseja no retrasar tus obligaciones o responsabilidades, sino que ayuda a conservar tu salud mental, no acumulando ansiedad por las tareas no resueltas, ni estrés por las prisas que tenemos después cuando las hacemos con urgencia (fruto del pánico 😉 )

Para facilitarnos este trabajo es NECESARIO que empleemos las “técnicas” tradicionales de:

  • ANOTAR TODO AQUELLO QUE TENEMOS/DEBEMOS HACER

  • NUMERAR LO URGENTE: aquello que necesariamente hay que resolver en un cierto tiempo; por ejemplo, hacer un pago del cole de los peques para una excursión; efectuar un ingreso con fecha de vencimiento; o aquello que viene con el sello de nuestro JEFE de “esto es para ayer”. En cualquiera de estos casos la URGENCIA viene dada por una fecha o una orden que no admite disculpa alguna.

  • PRIORIZAR LO IMPORTANTE: muchas son las tareas pendientes que consideramos importantes (definición que no necesariamente coincide con lo que pensamos cada uno de nosotros). Somos cada uno de nosotros los que damos la descripción de importante a algo; pero a pesar de nuestra personal apreciación, lo importante debe hacerse. Y punto. Numera también lo que hay que hacer sin la presión del tiempo (si existe tal presión, deberíamos incluirlo en URGENTE)

La equivocada valoración de una tarea, implica que se hagan (o no) bien las cosas.

ticks

No creo que nadie que me esté leyendo QUIERA hacer algo A PROPÓSITO mal o a destiempo. Sencillamente, no lo haríamos, no invertiríamos nuestro valioso tiempo en la realización de algo en balde.

Se trata de excusas inconscientes, irracionales y producto del «desagrado» que nos produce realizarlas.

Éste es el verdadero germen de la Procrastinación.

Así, dotar de una estrategia coherente al desempeño de nuestras responsabilidades es un paso esencial para hacerlas bien y a tiempo.

Por tanto, cuando hemos “caído” en el equivocado análisis de una tarea, lo siguiente que debemos hacer es replantearnos nuestro CONVENCIONAL LISTADO (escrito/anotado en nuestra libreta/agenda) y reenumerar nuestras futuras acciones.

DSC_0187

Es decir, una manera de NO POSTERGAR tareas en cualquiera de nuestros trabajos (profesional, casero o de cualquier otro tipo) es saber IDENTIFICAR  la relevancia de lo que tenemos que hacer, y analizar la URGENCIA de su realización o entrega. Algo tan sencillo como NUMERARLO.

Parece sencillo; pero no lo es. Requiere un análisis tranquilo y reflexivo; y una voluntad personal de querer dejar de retrasar aquellas cosas (que aún no gustándonos) sabemos que debemos hacer.

Este POST está resultando un tanto virtual; hablo de todo sin centrarme en nada en particular… pero estoy plenamente convencida que el 100% de vosotros os veis reflejados en parte de las palabras que estoy escribiendo.

Todos hemos retrasado cosas que no nos gusta hacer, llamadas que dan pereza, trabajos arduos y costosos que alargamos innecesariamente porque no le dedicamos el tiempo que merece, u obligaciones que sin fecha de caducidad van languideciendo a nuestro lado…

grupito

Pero la pura realidad, es que por más que permanezcan en silencio a nuestro lado, sin dejarse notar, con la máxima discreción… nuestras obligaciones SIGUEN AHÍ.

Las recordamos y nos encogemos por la responsabilidad no asumida, nos culpabilizamos por la pereza injustificada, nos angustiamos por la tardanza en terminarlo… y al final, nosotros mismos nos generamos un estrés que no existiría o controlaríamos sólo con el breve ejercicio de NUMERAR Y PRIORIZAR.

Este POST, dedicado a mi amiga GEMA LOMBARDÍA, sólo pretende ayudar: en primer lugar a que veáis cómo ésta <actual y tristemente famosa> PROCRASTINACIÓN es tan habitual como diferentes somos cada uno de nosotros; y en segundo lugar, que postergar es un acto <realmente> voluntario, que sabemos cuándo retrasamos nuestras tareas, y que tenemos en nuestras manos <literalmente> la oportunidad de elaborar esos tradicionales listados (modo Lista de la Compra) con fecha y orden, para facilitarnos su realización.

¡¡¡No imagináis qué subidón de adrenalina cuando vamos tachando las obligaciones o tareas anotadas!!!

sonrisa

Comprobadlo… ¡y me contáis!

No os conforméis con los pequeños consejos que os ofrezco <yo, por cierto, procrastino más de lo que debo> sino que también podéis ir aplicando o incorporando paulatinamente trucos a vuestra rutina, hasta hacerla cada vez más y más productiva.

la vida no es gris

¡OJO! Esto también es salir de nuestra «Zona de Confort» (http://www.sandravillapalos.com/salimos-de-nue…ona-de-confort/) a veces, incluso, hasta rozar la Zona de Pánico… pero si no osamos, si no nos atrevemos a explorar nuevas formas de actuación hasta que nos obliguemos a ir descubriendo todo nuestro potencial, hasta entonces… no lo habremos dado todo.
 

Ya sabes, no hibernes aún 😉 , actúa, ponte al día: ¡es tremendamente MOTIVADOR!

oleaje

 

Article
2 comments

OBJETIVO SINERGIA

RAE: SINERGIA.- Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.

Existen momentos en la vida en que buscamos a propósito la soledad; bien porque favorece nuestro descanso, porque ayuda a nuestra relajación/meditación, o porque es bueno encontrarse de vez en cuando a uno mismo y poder decirse al espejo cuánto se ha echado de menos.

Es esencial vivir esos momentos, tanto, como aquéllos que pasamos en “grupo”.

Hoy voy a centrarme en “esas ocasiones” en que, más que un conjunto de gente, somos un “equipo”.

Hoy, Munford&Sons, BABEL:

No me gustaría reducir este post a un asunto meramente profesional.

En este caso voy mucho más allá:

  • Puede haber familias que pasan juntas algunos días… o familias unidas.
  • Puede haber amigos que viven cerca… o amigos íntimos que residan lejos.
  • Puede haber compañeros de trabajo con los que compartimos cierto tiempo al día… o un equipo de trabajo con un objetivo común.
  • Podemos encontrarnos con muchos chavales practicando el mismo deporte, al mismo tiempo, en la misma cancha… o un equipo unido, cohesionado, que se divierte jugando juntos.

equipo

Cualquiera de estos ejemplos es lo suficientemente revelador para dar a entender que no es los mismo la “suma de las partes” que el efecto o el resultado que esa “suma” (en su conjunto) produce.

Este efecto se llama SINERGIA, y cada vez -como no puede ser de otra manera- cobra mayor importancia en cualquiera que sea el ámbito de actuación.

logo_umesufantres

En el área laboral, no hay política de RRHH que se precie de ser seria y comprometida, que no la busque entre sus empleados. Recordemos que se trata de la unión de varias fuerzas, causas, etc. para lograr una mayor efectividad.

sinergia nucleo

Leyendas urbanas, con todo tipo de empresas extremadamente conocidas, donde se dice/se habla/se rumorea que seleccionan personal para sus tiendas que “no se lleven especialmente bien” para que las relaciones nacidas al amparo de la empresa, no afecten o entorpezcan las labores a desempeñar por el trabajador.

No quiero pensar que una empresa (ya sea pequeña, mediana o grande) busque expresamente candidatos que no sean capaces de crear armonía (o mantenerla) en el ambiente de trabajo; o peor aún, que recluten personal que carezca de las habilidades sociales básicas para trabajar en equipo.

cara-enojada-del-emoticon-entre-otros-24202936

De mis diferentes experiencias laborales puedo hablar precisamente haciendo alusión al excepcional ambiente de trabajo del que he disfrutado.

Los objetivos (duros y exigentes que condicionaban nuestro día a día) no eran más que el reactivo necesario para trabajar mejor y más unidos.

Generar SINERGIA era, de manera oficiosa, un objetivo más para rendir mejor y trabajar más a gusto.

grupo

Porque la SINERGIA es precisamente eso:

Un TODO generador de energía y “buen rollo” que nos engulle para disfrutar de un trabajo en la mejor de las compañías.

Un ejemplo tan revelador como el profesional es el que atañe al DEPORTE.

Hartos estamos de ver como hay (mal llamados) equipos, que básicamente son un grupete de deportistas que coinciden jugando a algún deporte, pero que son cualquier cosa menos un equipo unido, cohesionado.

Un buen entrenador es aquél que logra que su “grupo” sea una “piña” dentro (y fuera) del campo de juego.

IMG_6942

Cuando ese deporte se vive, se disfruta, trasciende de uno mismo y termina contagiando al resto. Ahí nace un equipo.

La SINERGIA no es un concepto exclusivo de estas dos áreas. La familia es otro elemento donde la calidad de la relación entre los miembros determina si se habla de una gran familia unida… o si solo se junta de vez en cuando.

equipo (1)

A pesar de lo positivo que resulta este propósito de generar SINERGIA en un determinado grupo, no se debe descuidar la base, uno mismo, para contribuir al bien global.

Con esto me refiero al constante desarrollo de nuestras habilidades sociales: la empatía, la asertividad, el autocontrol, la solidaridad, las habilidades de comunicación…

Este conjunto de conductas predisponen para alcanzar esa SINERGIA.

cerebro

Disponer de esas competencias allanará el camino para conseguir hacer de un “grupete” un equipo de éxito.

En mis Talleres de Orientación Laboral, frecuentemente salen a relucir estas habilidades como generadoras de éxito. Y no se trata sólo de un éxito profesional; sino, y sobre todo, personal.

Una persona rica en habilidades sociales:

Primero, mejora sus relaciones interpersonales (cualquiera que sea el área de acción) siempre desde el admiración y la valoración de uno mismo,

Y en segundo lugar, respeta a los demás, desde la asertividad: la defensa de nuestros propios derechos/opiniones/posturas, sin desprecio hacia las posturas opuestas o contrarias.

En el Carrusel Vital en el que estamos; partir de una base sólida de principios sociales básicos, crea una armadura moral que ayuda, beneficia y propicia unas relaciones sociales sanas, solidarias, educadas y sobre todo, eficaces.

vinilo infantil dibujo feria 5

La eficacia de las competencias personales se mide por la calidad de sus relaciones (no se miden por su cantidad).

Desarrollar nuestras habilidades sociales; gestionar adecuadamente nuestras emociones, ayudará inevitablemente a generar competencias dirigidas a tejer redes de contactos sobre las que luego fomentar esa SINERGIA.

Entre los grupos de amigos, el grado de cohesión marca hasta qué punto las reuniones son terapéuticas o sólo una reunión más. Estos grupos informales se pueden crear también como derivados de grupos formales de trabajo.

trabajo_equipo_2

Llegar a tal grado de relación es considerar la armonía en el clima laboral como una parte básica para “crear equipo”.

Así, saber gestionar la “resolución de conflictos” es necesario para el mantenimiento de ese nuevo equipo creado.

Ve sin miedo por la vida, trabaja tus habilidades sociales;

gestiona tus emociones, controla el estrés;

aprende a relacionarte con calidad, sé asertivo;

aprende a ponerte en la piel de los demás, sé empático;

comparte, trabaja en equipo, coopera

Entiende que la unión de muchos puede crear un “GRAN EQUIPO”.

              ¡Espero que seas parte de muchos!

 

Aplica(TE) la SINERGIA y pon en práctica tu INTELIGENCIA EMOCIONAL: siempre da buenos resultados ¡SIEMPRE!

 

Article
2 comments

Objetivo: RESPONSABILIDAD RELAJADA

Haciendo alarde de mi «Responsabilidad RELAJADA», me permito bailar una preciosa (y vintage 😉 ) canción de los años ’70 de Neil Sedaka:

«Breaking up is hard to do»

https://youtu.be/tbad22CKlB4

RESPONSABILIDAD: Valor que nos permite calibrar las consecuencias de nuestros actos.

Nos han enseñado, desde bien pequeños, que debemos ser personas responsables, comprometidas, asumir nuestros comportamientos y enseñar el valor de la implicación en nuestros hijos.

Minions de Gru 2, mi villano favorito

Debemos ser responsables en nuestro trabajo, con nuestras “cosas”, no hacer culpables a otros de nuestros errores o fallos (tan humanos y tan comunes).

E imagino que os estará pasando como a mí, y es que leer tanta RESPONSABILIDAD así, en frío, sin anestesia y de sopetón da un poco de vértigo.

¿De tantas cosas soy “RESPONSABLE”?

¿Sobre mí (y mi frágil espalda) recae tanta “RESPONSABILIDAD”?

en equipo

Como pasa entre las películas y la vida real, la realidad sobrepasa nuestra capacidad de asumir tanto control…

Este no es un post IRRESPONSABLE (bueno, no pretende serlo), pero sí aspira a rebajar el “Grado de Exigencia”, a desinflar la tremenda carga que supone sabernos “responsables” de tantas y variadas cosas.

No voy a hacer apología del CAOS, de la dejadez ni del desánimo o la chapuza… Lo que quiero es dar otra visión de este concepto.

con cielo

En ocasiones, añadimos significados a este valor que acaban perjudicando al que lo ostenta.

Con un hijo:

“- Tienes que ser más responsable, portarte mejor; tratar bien a tu hermano, estudiar más o…”

En el trabajo:

“- Asumir la responsabilidad de hacerlo todo bien, en el menor tiempo posible, minimizando los problemas/costes y…”

huyendo

Claro que la RESPONSABILIDAD es eso, y compromiso, y obligaciones, y competencias… pero cuando pretendemos cubrir todos nuestros actos/tareas/órdenes/consejos con la pátina de una implicación exagerada; damos poco pie (o ninguno) a la improvisación, incluso a la equivocación (y posterior mejora). Damos poco margen de maniobra a aquellos que tiñen todo su comportamiento con ese valor en MAYÚSCULAS.

A veces (y digo sólo a veces 😉 ) no imbuirnos de tanta “carga” nos da más espontaneidad, casi diría que más libertad, más naturalidad (y nos hace no mostrarnos tan encorsetados).

con coletas

Nuestra naturaleza nos marca el camino… Y dejar de hacer ciertas cosas (que son nuestra responsabilidad) hace que nos sintamos mal, nos cuestionemos y nos culpabilicemos por ese motivo.

Y cuando, además, no hacemos daño a nadie, cuando sólo a nosotros atañe habernos dejado fluir por unos momentos: disfrutemos la sensación, disfrutemos el hecho de no ser tan tan tan exigentes para todo (y sobre todo, CON nosotros).

en ventana

La RESPONSABILIDAD es un valor positivo, lo que significa que siempre SUMA; pero no hagas de ese exceso de “Responsabilidad” un freno a tu espontaneidad, un bloqueo a tu naturalidad o una excusa para no ser imaginativo o creativo.

La AUTOEXIGENCIA (un concepto insano en su más estricto e inflexible significado –post dedicado a la Autoexigencia del 1 de Abril del 14-) es la elevación al máximo exponente del deber, de la obligación inexcusable.

Pero ser RESPONSABLE es mucho más: es ser una persona comprometida, coherente, entregada y autónoma en sus decisiones.

sonrie

Y frente a “tamaña descripción” yo también defiendo la RESPONSABILIDAD RELAJADA, por ejemplo, emplear la EMPATÍA en nuestro desempeño. El “no hagas al otro, lo que no te gustaría que te hicieran a ti”.

Y sobre todo:

Siéntete libre, tienes derecho a equivocarte, a tener un mal día, a enfadarte o a gritar…

Evil-Minion-and-Purple-Animal-Despicable-Me-21

Tienes derecho a imaginar, a criticar y a vaguear.

Tienes derecho a estar perezoso, a comer más de lo normal o chuches que pican los dientes.

Tienes derecho a bailar sin motivo, a reír sin razón, a quejarte porque sí y a cantar a voz en grito.

minions-despicable-me-2

Tienes derecho a tus días malos y a buscar/hacer/imaginar/disfrutar/inventar/reír tus días buenos.

Y SER RESPONSABLE en ningún caso es contrario a lo anterior.

Ser consciente de qué, dónde y cuándo es importante “ser responsable” es razón suficiente para tenerla presente, y asumirla.

 

Ya sabéis cómo opino: la FELICIDAD no se busca, ni se encuentra… ¡SE HACE!

2 de risa

¡FELICEAR!