Article
4 comments

Un IMPRESCINDIBLE en el empleo: la MOTIVACIÓN

La MOTIVACIÓN no es un concepto abstracto, vacío; es claramente complejo, debe estar cargado de significado, de argumentos, cargado de actitud… y es, literalmente, el “motor” necesario para una fructífera búsqueda de empleo, o para un desempeño exitoso de nuestro trabajo.

pantera-rosa alegre

Todo el mundo habla de la “Motivación”, todos nos sentimos motivados hacia o por algo; pero la motivación también se cultiva, se dirige, se canaliza hacia las metas que nosotros nos proponemos.

MOTIVACIÓN: estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta.

Hay múltiples y diferentes clasificaciones, por ejemplo, atendiendo al origen de la misma, hablamos de la distinción entre motivación Intrínseca y Extrínseca:

Intrínseca: aquella cuyo origen está en nosotros mismos, por pura satisfacción personal, por nuestro crecimiento y evolución.

pantera rosa mirando de lado

Extrínseca: que tiene su origen en factores externos por ejemplo, el reconocimiento social, por motivos económicos o de cualquier otra índole.

pantera rosa cochazo

A efectos de los RRHH, la motivación más eficaz es aquella que nace de nuestro propio interior, que redunda en nuestra satisfacción personal, como:

– un trabajo bien hecho;

– la sensación de cumplir con compromiso y responsabilidad nuestros cometidos;

– o la satisfacción de sabernos un activo para la empresa, tanto en la consecución de sus objetivos como en la comunión con sus valores y principios.

… No pretendo ser cínica y reducir a la “complacencia laboral” nuestra motivación; no sería fiel a la verdad.

pantera rosa lloviendo

La recompensa a un trabajo bien hecho, es decir, el reconocimiento social y personal, o la contraprestación económica consecuente con nuestros logros empresariales, deberían formar parte también de nuestra “motivación”… haciendo así de la combinación de los 2 tipos, un elemento reforzador de nuestra conducta profesional.

Pantera_Rosa_469 de pie alegre

No siempre nos vamos a encontrar con tal reconocimiento, y menos en nuestra situación de crisis económica actual.

Pero, tanto una como otra, son inherentes a nuestro comportamiento; y si podemos disponer de ambas motivaciones, mejor que mejor.

En mis cursos de Formación, desarrollando este tema, suelo poner como ejemplo (para trabajar sobre él) la “Pirámide de Maslow”.

400px-Pirámide_de_Maslow.svg

Abraham Maslow (1908-1970) fue un psicólogo estadounidense, principal exponente de la Psicología Humanista, que ofrecía un valor esencial a las cualidades humanas de creatividad o autorrealización, dotando de un extraordinario valor al potencial propio de cada persona.

la_pantera_rosa-220x300 caras

Una de sus mejores y más valoradas aportaciones, hoy en día aceptada por gran número de profesionales, es la “Pirámide de las Necesidades”, una teoría sobre la motivación humana, que defiende que a medida que se satisfacen las carencias más básicas (en la base de la pirámide), vamos desarrollando/creando exigencias y deseos cada vez más elevados.

Esta teoría es un ejemplo de cómo y porqué nos “movemos” en busca de la satisfacción de nuestras necesidades. Jerarquizó las mismas para dar a entender cómo funcionaban nuestros deseos.

pantera rosa pensando

Las necesidades (y aún más en la actualidad) son cada vez en mayor medida, creadas por nosotros. No tenemos más que fijarnos en la infancia de nuestros hijos y recordar la nuestra (allá por el siglo pasado 😉

Me explico: una vez satisfechas las necesidades más primarias (Fisiológicas) de comida, bebida, sexo, abrigo; las carencias que vamos queriendo reparar son, en segundo lugar, las necesidades de Seguridad, aquellas que hacen referencia a la seguridad de la familia, de salud, de empleo, incluso de recursos económicos.

pantera rosa trabajando madera

Y en este punto, os preguntaréis… si alguien tiene todo eso ¿aún siente mayor necesidad?

La respuesta es claramente:

El tercer nivel en esta jerarquía de Maslow es el de Afiliación: la amistad, el afecto, el compromiso personal…

Para muchos de nosotros, este “escalón” cobra una especial importancia, y es difícil defenderlo en un “tercer plano”, pero está perfectamente integrado en el plano social de nuestra comunidad. La amistad asienta, consuela, apoya y/o nos incita hacia nuestros propósitos.

El cuarto nivel corresponde a las necesidades de Estima, es decir, el reconocimiento personal (o laboral) hacia nosotros mismos, o por parte de los demás: el respeto, la consideración de éxito, nuestro propio autorreconocimiento o la confianza en nosotros mismos.

PANTERA_ROSA_PSICOLOGA

En quinto y último lugar está nuestra necesidad de Autorrealización: todos aquellos impulsos que nos ayudan a desarrollarnos a un nivel intelectual, como por ejemplo, nuestra creatividad.

Así, a nivel organizacional y como pequeñas “abejas obreras” de nuestro “enjambre laboral”, nuestra motivación puede conducirnos desde la satisfacción de las más elementales necesidades, hasta nuestra realización personal, como:

–          Trabajadores comprometidos,

–          Compañeros entregados,

–          Personas orientadas a la armonía y cooperación grupal,

–          Empleados proactivos y encaminados a la resolución de problemas.

1302_panterarosa3 con pincel

Y pensad que invertir en nuestro trabajo, en nuestro futuro, en nuestra actitud y comportamiento es, siempre, SUMAR.

Mi pequeño consejo: busca tu propia MOTIVACIÓN y recréate en ella.

Que sea el motor que te impulse.

El estímulo que te alimente.

Pantera_Rosa_2 andando

¡No desfallezcas, ya sea buscando tu sueño, o luchando por mantenerlo y conservarlo!   

Espero que mi aportación musical os aliente, os estimule.

REM y su Shiny Happy People:

 

 

4 Comments

  1. Tú si que nos motivas Sandra!! Sigue haciéndolo así de bien y dándonos ánimos para seguir luchando!!

    Reply

  2. Mama eres la mejor escribes que da gusto teeeeee quiiiieeerooooooooooo eres la mejor del mundo mundial un beso

    Reply

  3. Hola Sandra hablar contigo es como tomar un bote de vitaminas entero.
    Siempre POSITIVA…
    Un beso

    Reply

Responder a Carmen Sabrido Cancelar respuesta