Article
2 comments

Erase una vez… una princesa.

Espero que disfrutéis con Michael Bublé y su “Close your eyes“…

El vídeo es una pasada: disfrutádlo  🙂

Erase una vez, hace mucho mucho tiempo (en otro siglo), nació una pequeña bebé que vino a colmar de felicidad la vida de sus padres.

bebe verdad

La pequeña creció en un ambiente rico en atenciones aunque escaso de recursos; lo que no impidió que la infancia y la adolescencia de esta risueña niña se vieran empañadas por ningún otro elemento…

Todo era alegría, planes, objetivos de futuro e ilusión por su prometedor porvenir.

PrincesaBebeMenina-1

Criada en un entorno rural, también rico en amistades y con las comodidades básicas más que cubiertas, fue creciendo y aspirando a conseguir sus sueños largamente planeados.

La educación que disfrutó no fue demasiado estricta, no había normas que incapacitaran sus deseos, ni sus caprichos. Por el contrario, contó con la inestimable confianza de quién nunca falló: su madre. Ella fue la fuerza, el sustento, el control emocional y el ánimo para alcanzar sus sueños.

El mundo se mostraba generoso. En la educación pública aprendía los valores indispensables para la convivencia: tratar a todos por igual, pues así es como deberían ser las cosas, justas. En definitiva “no hagas lo que no desearías que te hicieran a ti”.

chicas

La vida, en su inocencia, era eso:

Solidaridad, colaboración, esfuerzo y recompensa.

…Pero nadie le contó la verdad.

No vivimos envueltos en papel de burbujas que amortigua los daños.

plastico-relajante

Los padres de esta niña se divorciaron, y desde el comienzo vivió la indefensión de no ser oída.

Muchas “princesas y príncipes” terminan siendo una moneda de cambio en mano equivocada, o el objeto intangible que se arrojan como reproche constante.

A pesar de todo, no sufrió demasiado; tenía apoyo, tenía una parte sólida que nunca se tambaleaba, un apoyo emocional que la hizo fuerte, aunque no invulnerable.

Nunca se es ajeno a lo que sucede a nuestro alrededor.

La realidad se iba deformando poco a poco.

Cibermitanios.com.ar

Con la adolescencia llegaron las primeras decepciones y las lágrimas largamente derramadas; los males de amor y los primeros horrores (amigos que fallecían en accidentes de moto, las ausencias definitivas de los abuelos… procesos de duelo interminables*).

(*Post sobre RESILIENCIA)

duelo

Pasó la etapa con la inexplicable sensación de que TODO lo soñado se iría a cumplir.

Éste era su cuento; el de una PRINCESA en un CUENTO de CABALLEROS.

principe

Nadie le explicó que crecer era una permanente evaluación de sus sueños:

  • que no todos se cumplen,
  • que no son fáciles de alcanzar,
  • que se pierden ilusiones por el camino y se añaden otras,
  • se suman desengaños en la misma proporción que se suman retos…

Nadie se lo explicó.

Y creció. Estudió. Formó una familia. Encontró un buen trabajo…

Y se produjo el impacto definitivo. Se “estampó” contra la realidad.

asteriode

En sus inicios profesionales se encontró con que la teoría que nos contaban en las aulas, los consejos acerca del entorno laboral, las exigencias empresariales, la satisfacción del trabajador eran una quimera, una ilusión.

La mujer (que dejó hace mucho de ser niña) se encontró con los obstáculos de una realidad empresarial que dejaba mucho que desear. Los Jefes déspotas y autoritarios se empeñaban en mostrar su mediocridad criticando, juzgando y ofendiendo el quehacer de compañeros, sin afán de construir, mejorar o crecer laboralmente.

jefe_1

Sufría la discriminación por el hecho de ser mujer, se cuestionaba su trabajo frente a otros; y se expuso al despido con los embarazos.

Y nadie le contó eso antes.

La Princesa del cuento creía fervientemente en la IGUALDAD, en la honestidad de las personas y en su integridad. Pero constantemente se encargaban de echar por tierra sus creencias.

Los cuentos no hacen bien.

Venden que la sobreprotección es la panacea para controlar el futuro de los niños. No están preparados para lo que viene. No ponen límites a sus caprichos, malinterpretando que así hacen niños felices; cuando la realidad es que construyen tiranos, que luego lo serán con su entorno (sea el que sea).

burbujas_06

De la sobreprotección viene la mentira; la mentira de una “realidad” escondida tras las puertas, con personas que acechan para quitarle el color a nuestros sueños.

No os dejéis amedrentar, no os asustéis, sólo preparad futuras grandes personas para un mundo lleno de dificultades al que puedan añadir pequeños granitos de arena (siendo justos, equitativos, generosos, entregados…).

Debemos ser conscientes de la historia REAL. Prepararnos y prepararles a asumir obligaciones y defender derechos; a no discriminar por ningún motivo, y a ser SOLIDARIOS, independientemente de si lo son con nosotros.

La mujer de esta historia se ha construido. Ha sufrido la discriminación, pero no la alienta; y a pesar de las preocupaciones, evitará la sobreprotección de sus hijos.

Los cuentos siempre existirán, ilusionarán, crearán mundos mágicos; pero toda HISTORIA debe tener su MORALEJA.

libros_cuentos_infantiles

Las PRINCESAS de los cuentos se hacen mayores, y las responsabilidades son muchas: tienen que hacerse cargo de la casa, de los hijos, del trabajo, de la compra, de las extraescolares, de las amistades. Mucho trabajo añadido al “trabajo” que -sin nómina- también requiere esfuerzo, entrega, tiempo y energía.

Las obligaciones se asumen, pero si se comparten, se asumen mejor. Enseñar en la IGUALDAD también es esto.

princesa y rana

La Princesa que creció, debe escribir su propio cuento, volver a empezar su historia; intentando mantener las ilusiones, los anhelos y los desafíos.

Muchas nos vemos reflejadas en esta niña, a pesar de que muchas circunstancias vividas no sean literalmente así.

Queda mucha historia por contar; somos protagonistas de nuestro cuento, de nuestros retos, y de cómo afrontarlos.

Reescribirlo es reilusionarse día a día.

No olvides que la realidad es la que es, pero TU REALIDAD la haces –en gran parte- TÚ.

princesas y castillo

2 Comments

  1. Bueno, como he estado desde el principio y en muchas cosas hemos ido en paralelo, ha habido ratitos que creí estar leyendo mi propia historia. Sabes lo que siempre digo… Y me lo oíste decir en mi boda. Gracias a todos los tramos del camino (los fáciles y lisitos, los empedrados y con baches, las cuestas imposibles, las bajadas que dan descanso…) hemos llegado dónde estamos. Y nosotras, tenemos taaaanta suerte de estar donde estamos!!! Y de compartir la vida con la gente con la que la compartimos que deberíamos “felicear” como tu dices y no hacer más que aprender de las experiencias y ver dónde nos llevan…
    Últimamente leo por muchos sitios lo de no quejarse por un día, una semana o un mes. Creo que ahora que ya llevo 4 meses sin fumar (y no paro de quejarme) sería un buen momento para aceptar el reto.
    Bueno, qué rollo te he metido!!! Que has estado magistral, como siempre. Haciendo que pongamos el foco en cosas importantes. Rodeados como estamos de tantas musarañas…
    Ah!!, y que te quiero mucho y me hace muy feliz formar parte del cuento de tu vida, y me enorgullece enormemente que alguien como tú forme parte de la mía.

    Reply

    • Me enorgullezco -también- cuando siento que tengo amigas que sois mi familia.
      Y ésa es precisamente la MORALEJA de nuestros cuentos: aprender del camino, poner el foco en lo importante, intentar dominar nuestro destino, y dejar de ser princesas de cuento, para ser reinas de nuestra vida.

      Reply

Deja un comentario