Article
7 comments

“FELICEAR”: Acción de…

Todos hemos soñado con cosas imposibles, nos hemos imaginado situaciones maravillosas… qué haríamos si nos tocara la Lotería, dónde viajaríamos si no tuviéramos que depender del dinero, o cómo nos gustaría que se comportaran los demás ante ciertas situaciones.

Hoy me pregunto: “Am I Wrong?” (Nico & Vinz)

Los sueños, o más concretamente, las expectativas, son limitantes si, solo cuando se cumplen, nos dejan satisfechos.

chica de rojo

Muchas veces son una carga, un obstáculo, en vez de una ilusión o una esperanza.

La importancia que damos a éstas, condicionan nuestro comportamiento y –cada vez en más ocasiones- nuestro ánimo.

acuarela chicas

Esperar de otras personas lo que nosotros creemos que es lo adecuado es la “EXPECTATIVA MÁS FRUSTRANTE” con mayúsculas. Es, en nuestro comportamiento, sobre el que debemos influir.

El batacazo anímico, la frustración emocional viene cuando consideramos que la conducta de una persona hacia nosotros deja mucho que desear; cuando no responde como esperamos; cuando no hace lo que nosotros en la misma situación, haríamos.

MUJER Y PAJAROS

Objetivar las expectativas, racionalizar nuestras pretensiones, no idealizar en extremo nuestros sueños… evitará que caigamos en una constante decepción.

Exigimos comportamientos que responden a unos baremos/indicadores autoimpuestos, bajo los cuales sólo el que lo cumple tiene nuestro aprecio, nuestro reconocimiento.

OJO VERDE

Pero, ¿qué pasa cuando no llegan a nuestras exigencias? ¿Cuando no cumplen esas expectativas?

Es entonces cuando llega la decepción, la tristeza, la desilusión, incluso, el enfado.

acuarela

Cuando ponemos todas nuestras esperanzas en que otra persona se comporte solo como uno espera, estamos aspirando a un “absoluto” muy difícil de cumplir.

Nos olvidamos de ser personas agradecidas: agradecidas con nuestro entorno, con nuestra familia, con los amigos… y se nos olvida (demasiado a menudo) que no se debe esperar nada de nadie, sino que debemos agradecer lo mucho/poco que nos dan; incluso en la forma en que lo den.

mirar la luna

Las expectativas en las relaciones de pareja suponen, en muchas ocasiones, un lastre inútil.

¿Por qué esperar algo determinado si no soy capaz de disfrutar del proceso, del momento?

“Yo hubiera hecho esto de otra forma”.

“Yo hubiera dicho aquello de otra manera”.

“Yo hubiera tenido este detalle”.

… Tantos reproches y tan ineficaces…

Una amiga nos decía hace poco que tenía tantas expectativas sobre su pareja, que se planteaba que prácticamente hiciera él lo que hiciese, se iba a equivocar.

Os sorprenderéis, pero muchas veces somos así de controvertidos.

llueve

Somos capaces de pensar, al mismo tiempo, dos cosas completamente diferentes: ¡disentimos de nosotros mismos!

La CONTROVERSIA nos hace frágiles…

La DISCREPANCIA en y con nosotros mismos nos quita toda la CREDIBILIDAD.

Si “exigimos” un determinado comportamiento a alguien, y cuando actúa como esperamos, tampoco estamos satisfechos, claramente tenemos un “DILEMA“. Un conflicto con nuestro YO debe resolverse cuanto antes; sobre todo, antes de que las consecuencias sean fatales, acaben con una amistad, con la confianza…

mujer pintada

Y ahí entra mi consejo inicial:

OBJETIVIZA TUS EXPECTATIVAS

¿Hasta qué punto es importante que alguien se comporte como yo estimo conveniente?

De no responder como espero ¿De qué manera me influye? ¿Cambia algo sustancial?

RACIONALIZA TUS EXIGENCIAS

¿Cuán primordial es que alguien cumpla mis exigencias, mis pretensiones?

¿Son razonables las conductas que considero adecuadas, correctas, deseables?

La clave es ¿Son imprescindibles?

NO IDEALICES TUS SUEÑOS HASTA EL EXTREMO

Dividir nuestros sueños en pequeñas metas, hará que el proceso sea muchísimo más satisfactorio.

Leía hace poco un tuit absolutamente revelador que decía:

“La Felicidad no hay que buscarla, hay que HACERLA”

Y “hacer algo”, es decir, “FELICEAR” (acción de hacer nuestra FELICIDAD), es algo que sólo nos compete a nosotros:

–       muévete en pos de tus sueños,

–       no dejes de tener los pies en el suelo,

–       no esperes nada de nadie, bien al contrario, pon todo de tu parte para alcanzarlos por tu cuenta,

–       agradece a la vida lo que nos da:

  • a las amigas y amigos, su amistad incondicional;
  • a la familia, su “estar ahí siempre” desinteresadamente;
  • a la pareja, por SER (no hace falta más);
  • a los hijos, por no haber adjetivo superlativo capaz de describir lo que nos dan,
  • agradecida por TODO

MUJER OJOS CERRADOS

Abordar un nuevo proyecto, ilusionarse con pequeños actos, transformar nuestro día a día, obligarnos a salir de nuestra “Zona de Confort”, hacer deporte para oxigenar cerebro y pulmones, disfrutar de una buena comida, compartir nuestro tiempo con amigos, convertir un día neutro en un día fabuloso, deleitarse con un buen libro y con la soledad buscada, identificar lo tóxico para alejarnos, atrevernos a reír y a sonreír sin necesidad de un motivo, sembrar alegría para recoger FELICIDAD

Todo esto es FELICEAR…

Ambicionar cosas mejores desde la humildad que supone valorar lo que tenemos… es FELICEAR.

Nunca rendirse, siempre actuar.

Nunca abatirnos, siempre resurgir.

Nunca esperar sueños imposibles, siempre rebajar nuestras expectativas al máximo.

Nunca aspirar a lo imposible, sino trabajar siempre por lo probable, que lo haga posible.

Nunca desistas, sigue siempre adelante.

…Disfruta de las pequeñas cosas de la vida.

acuarela 2

Y ahora… ¡¡¡A FELICEAR!!!

 

7 Comments

  1. Me ha encantado este post. Cada día estoy más convencida de que hay que Felicear. Nuestra felicidad depende de nosotros pero, como casi siempre, es más fácil echar la culpa a algo o a alguien.
    Espero que tu reflexión nos recuerde que somos nosotros mismos quienes debemos trabajarla y alcanzarla.

    Reply

    • ¡Pues esa es la IDEA! Recordarnos que la felicidad depende de que la sepamos hacer, poco a poco, dependiendo de nosotros, sin fijarnos en lo colateral…
      Gracias por tus palabras… son un aliento en estas RRSS a veces tan impersonales!

      Reply

  2. Ea, pues nos pondremos a ello..aunque yo ya lo practico desde hace tiempo!!!
    ¡Me gusta tu post!

    Reply

    • Si el problema no es tanto “no ponerse” a Felicear, como estar siempre insatisfecho esperando que los demás estén a la altura de lo que esperamos nosotros… ¡qué lío!
      Lo sé… Julia y tú lleváis tiempo “feliceando”… ¡A SEGUIR ASÍ!
      GRACIAS POR TUS PALABRAS!

      Reply

  3. A este post le pondría dos nombres y apellidos y que tu y yo conocemos… Ejemmmm. Aunque todos entremos en una u otra medida. Como le decía hoy a una amiga… Lo que no se puede hacer es pretender que tu felicidad dependa de agradar a los que te rodean y además dependa de lo agradecidos que estén por lo que haces por ellos o por cómo se comportan contigo. Si tu eres feliz, creas tu propia felicidad y afianzas tu voluntad, probablemente los que te rodean sean felices per se.
    Gracias por otro post maravilloso Sandra!!

    Reply

    • Es verdad que “estas dos personas” han sido la inspiración de este post… Y no es menos verdad que TODOS nos sentimos defraudados, decepcionados o enfadados cuando las personas no responden como creemos que deberían…
      Y el trabajo de “FELICEAR” es, en ocasiones, arduo, difícil y sacrificado; pero HACER LA FELICIDAD es allanar un camino pedregoso, hasta hacerlo accesible y natural,y mientras, disfrutamos del paisaje, del paseo y del momento.
      ¡¡¡Gracias por tus palabras!!!

      Reply

  4. No te voy a poner nada que ya te han puesto asi que me limito a compartir en face para mis amig@s un besazo wapaaaaaaaa

    Reply

Deja un comentario