Article
1 comment

Frente a la Incompetencia Social…

Si empezamos analizando la Incompetencia Social, entenderemos infinitamente mejor la importancia de la Inteligencia (competencia) Emocional.

Lucas_enojado

Cuando una persona es incapaz de mantener una mínima interacción social, su comunicación no verbal es totalmente inadecuada, se expresa sin emoción, se ríe a destiempo o no sonríe cuando procede; estas personas son claramente “Incompetentes Sociales“.

En el entorno laboral, los Incompetentes Sociales son aún más dañinos, porque no eliges su compañía, sino que es impuesta.

sargento de hierro

La Inteligencia Emocional es la capacidad que tenemos de gestionar adecuadamente nuestras emociones, adaptándolas a nuestro entorno. Se caracteriza por la adquisición y desarrollo de una serie de capacidades esenciales para las interacciones sociales.

Todas y cada una de esas destrezas (en su conjunto o a título individual) tienen una relevancia máxima en el ambiente laboral.

barrio-sesamo

La Empatía, la Asertividad, la Templanza, el Autocontrol, la Motivación…

Todas nos ayudan a evitar que caigamos esclavos de nuestros más primitivos instintos, adaptándonos a cada eventualidad.

Cada una tiene una importancia primordial en el desarrollo personal y en la evolución profesional.

EMPATÍA

La Empatía es la capacidad que tenemos para ponernos en la piel de otra persona. Tanto más útil, cuanto más seria, compleja o problemática es una relación (laboral o personal). Y su trascendencia es tal, que ayuda y favorece el clima de armonía en un grupo; ayuda a la mediación y a la colaboración.

plaza-sesamo-elmo-muppet-320_1352767582

Es tremendamente difícil aparcar las preocupaciones en la puerta del trabajo -por ejemplo- y por tanto, cualquiera de nosotros, nuestros compañeros o jefes, también se ven afectados pos sus propias inquietudes, y éstas afectan al ambiente que se comparte en la empresa.

Cuando apelamos a la Empatía es porque es el factor más determinante para hacer de un espacio físico, un buen ambiente de trabajo.

La armonía, el bienestar generado por unas relaciones cordiales en el trabajo son un aliciente para trabajar más y mejor.

ASERTIVIDAD

Respecto a la Asertividad, ésta consiste en la habilidad de saber defender nuestros derechos con respeto y educación.

rana gustavo-453

En el mundo empresarial, la Asertividad evita situaciones o conflictos tan comunes como el abuso de un compañero sobre otro, la sobreexplotación de un subordinado, la carga ingente de trabajo…

Y pensaréis que en según qué empresas y con según qué jefes, este tipo de comportamientos no se pueden expresar. Y yo os digo: se puede (y se debe) ser asertivo siempre.

foto-bugs-bunny-y-el-pato-lucas

Es prácticamente inevitable que aquello que nos están encargando (seamos asertivos o no) lo tengamos que llevar a cabo. Pero no sintáis el peso de la responsabilidad vosotros solos; sed asertivos en vuestras respuestas. Compartid la “carga” cuando os expreséis.

Por supuesto, cuando hablamos de compañeros de trabajo, con más razón. En esta situación una respuesta asertiva no trae asociadas fatales consecuencias. Muy al contrario: tenemos que defender nuestro trabajo, dedicando tiempo y esfuerzo a reconocer nuestra valía frente a otros.

buen ambiente

No hablo de no hacerle un favor a un compañero ¡en absoluto!… pero cuando no se trata de uno, sino de muchos y constantes, es preferible hablar, razonar y exponer nuestra opinión. Así. En estos términos: “Una vez, sí; algunas, quizás; pero muchas, aprovechándose de la buena voluntad de uno, NO”.

TEMPLANZA y AUTOCONTROL

La Templanza, junto con el Autocontrol, son virtudes y habilidades que hay que practicar.

Los arrebatos inapropiados en el trabajo (como la ira) tienen que ser domados, trabajados hasta el límite de la templanza.

pelea

Saber que “contar hasta 10”, “respirar hondo”, “dar unos minutos” en determinadas ocasiones puede convertir una situación en extremo problemática, en una situación complicada, pero corregible.

Templar nuestros nervios, tener un ambiente relajado favorece también la armonía a nuestro alrededor.

Para “templarnos”, requerimos del Autocontrol para aplicarlo con nosotros mismos.

MOTIVACIÓN

La Motivación, es también una destreza esencial para estar a gusto en nuestro trabajo.

Como las personas, no hay trabajo perfecto: cuando no es por el sueldo, es por el horario; cuando no, porque no permite conciliar; porque el trabajo te aburre o porque estás absolutamente sobrepasado y estresado por tanto trabajo…

donald enfadado

En estos casos, nuestro cometido está en ponernos las gafas con el cristal rosa, y hacer un ejercicio mental para ver la botella medio llena, y no medio vacía.

gafas rosas

Automotivarse, lanzarse mensajes del tipo:

– no es el mejor sueldo, pero podría ser peor… mejor no me quejo;

– no tengo un buen horario, pero podría no tener trabajo… mejor no me quejo;

– analiza el lado positivo del trabajo aunque te aburra;

– aprende a gestionar tu tiempo, a priorizar, para no agobiarte más…

En definitiva: ABANDONA LAS QUEJAS, Y ABRAZA EL OPTIMISMO.

monstruo de las galletas

Ahora… ¿nos enfrentamos a la Incompetencia Social?

Trabajemos la empatía, la asertividad, la templanza, el autocontrol, la automotivación y el optimismo.

¡Consigamos un entorno personal, social y profesional tan enriquecedor que haga de cada día una gran experiencia!

En los básicos de mis EMOCIONES está “Earth Song” de Michael Jackson:

 

 

1 Comment so far

  1. Hoy me permito el lujo de discrepar contigo. Al menos con una parte de tu discurso.
    Las quejas son necesarias. Son las quejas lo que nos hace ser conscientes de nuestros problemas, y por tanto nos impulsan a la superación.
    El ahogar nuestros males bajo una capa artificial de optimismo mal entendido nos empuja ( a largo plazo ) a la desesperación mediante el autoengaño.

    Con un café ( cuando venga a verme ) podré desarrollar mejor mi discurso.

    Reply

Deja un comentario