Article
0 comment

La entrega, mejor que el Talento, a la hora de emprender nuevos retos

Cuando nos decidimos finalmente a emprender cualquier cosa en la vida, sea personal o profesional, estamos dando por hecho que nuestro propio talento hará que todo salga bien, reluzca en nuestro CV o ilumine nuestro camino… pero olvidamos que el talento, en sí mismo, está sobrevalorado.

Doy por supuesto que TODOS tenemos TALENTO: una habilidad especial para un tipo de trabajos, una destreza para asumir riesgos, una actitud asertiva ante los conflictos, y/o un largo etc.

Pero no debemos olvidar lo realmente importante de todas estas cualidades… y es que sin una verdadera entrega, una persistencia en nuestras conductas, sin nuestra perseverancia a la hora de mostrarlas… no sirven de nada.

Puedo demostrar una sola vez lo asertiva que puedo llegar a ser en mi trabajo a la hora de resolver un problema, incentivando la armonía en el grupo y empatizando con las situaciones que han podido llevarnos al conflicto…

Pero si una vez resuelto, si una vez demostrada mi “habilidad” no soy capaz de mantenerla en el tiempo, si no me ENTREGO realmente a la superación de ese obstáculo, si no persisto en esas actitudes y abandono el esfuerzo iniciado… no habrá valido la pena…

RESPONDE MIRA COMO LO HAGO

La entrega de uno mismo, la cabezonería de querer demostrar que uno vale, se demuestra a base de persistencia… de insistir una y otra vez que valemos, que somos incluso mejores de lo que ven, y que el tiempo está para demostrarlo.

¡Entrégate!

 

Deja un comentario