Article
8 comments

PROCRASTINAR O EL ARTE DE BUSCAR EXCUSAS

PROCRASTINACIÓN: posponer lo pendiente, injustificadamente.

En definitiva, cuando lo que es para mañana siempre se queda en intención, en nuestro AYER…

Yesterday, The Beatles:

 

Este palabro tan propio de PSICÓLOGOS habla de un comportamiento que se reproduce con mucha más frecuencia de la que cabría esperar.

En pugna directa con la Productividad, PROCRASTINAR es la habilidad que tenemos de NO HACER lo que tenemos pendiente, de hacerlo mal, o rápido, sin ninguna organización y con escasos o nulos resultados.

más tarde

La PROCRASTINACIÓN o el retraso de lo que tenemos que hacer, tiene una lectura que va más allá del mero hecho de postergar algo, en beneficio de algo más agradable de hacer. Ahí está generalmente la clave: no disfrutar haciendo la tarea más simple, es la excusa perfecta para retrasarla hasta el infinito.

no-soy-un-procrastinador

En ocasiones, cualquier excusa nos sirve para NO hacer algo importante, que, de paso, no nos causa ningún placer, e incluso puede producir desagrado. Podría ser normal en esos casos (casi diría justificado 😉 ) que uno retrasase lo máximo posible aquello que no nos gusta, lo que además no es urgente o aquello que sólo nos afecta a nosotros.

Pero en el tema de la PROCRASTINACIÓN, hay elementos que influyen, que sí determinan si posponer algo puede ser realmente perjudicial para nosotros, en nuestro trabajo, o para nuestro entorno.

productividad forges

Y por lo profesional voy a empezar: una persona no ES procrastinadora (rizando el rizo) para siempre. Las excusas o los motivos, pueden ser tan variados como inútiles; algunos voluntarios y conscientes; y otros automáticos, irracionales. Pero se puede dejar de ser Procrastinador, y entrenar para ser más productivo y eficiente.

herramientas-community-manager

Ser productivo es inversamente proporcional a nuestra capacidad de procrastinar. Me explico: nuestra productividad será mayor, cuantas menos excusas apliquemos para retrasar, ralentizar o aletargar nuestras tareas.

Por ejemplo, somos susceptibles de anteponer algunas tareas sobre otras, cuando no sabemos discriminar entre aquella que es “importante” o “urgente” (algo que hablaría <obviamente> de nuestra profesionalidad).

La Gestión del Tiempo es una asignatura pendiente que realmente conviene trabajar:

  • La necesidad de identificar lo URGENTE (y por tanto aquello impostergable, y de necesaria “ejecución” en un plazo dado),
  • El análisis de las tareas IMPORTANTES, y por tanto susceptibles de priorizar, ordenar, y de obligada realización (otro tema es el cuándo).
  • Y la necesaria temporalización de nuestras tareas…

En este caso, es lo mismo que hablemos de trabajo, de los asuntos de la casa, de las tareas con los niños, o los recados del día a día.

no dejes para mañana

Dice el refrán: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Esta sencilla frase encierra mucha sabiduría; no sólo te aconseja no retrasar tus obligaciones o responsabilidades, sino que ayuda a conservar tu salud mental, no acumulando ansiedad por las tareas no resueltas, ni estrés por las prisas que tenemos después cuando las hacemos con urgencia (fruto del pánico 😉 )

Para facilitarnos este trabajo es NECESARIO que empleemos las “técnicas” tradicionales de:

  • ANOTAR TODO AQUELLO QUE TENEMOS/DEBEMOS HACER

  • NUMERAR LO URGENTE: aquello que necesariamente hay que resolver en un cierto tiempo; por ejemplo, hacer un pago del cole de los peques para una excursión; efectuar un ingreso con fecha de vencimiento; o aquello que viene con el sello de nuestro JEFE de “esto es para ayer”. En cualquiera de estos casos la URGENCIA viene dada por una fecha o una orden que no admite disculpa alguna.

  • PRIORIZAR LO IMPORTANTE: muchas son las tareas pendientes que consideramos importantes (definición que no necesariamente coincide con lo que pensamos cada uno de nosotros). Somos cada uno de nosotros los que damos la descripción de importante a algo; pero a pesar de nuestra personal apreciación, lo importante debe hacerse. Y punto. Numera también lo que hay que hacer sin la presión del tiempo (si existe tal presión, deberíamos incluirlo en URGENTE)

La equivocada valoración de una tarea, implica que se hagan (o no) bien las cosas.

ticks

No creo que nadie que me esté leyendo QUIERA hacer algo A PROPÓSITO mal o a destiempo. Sencillamente, no lo haríamos, no invertiríamos nuestro valioso tiempo en la realización de algo en balde.

Se trata de excusas inconscientes, irracionales y producto del “desagrado” que nos produce realizarlas.

Éste es el verdadero germen de la Procrastinación.

Así, dotar de una estrategia coherente al desempeño de nuestras responsabilidades es un paso esencial para hacerlas bien y a tiempo.

Por tanto, cuando hemos “caído” en el equivocado análisis de una tarea, lo siguiente que debemos hacer es replantearnos nuestro CONVENCIONAL LISTADO (escrito/anotado en nuestra libreta/agenda) y reenumerar nuestras futuras acciones.

DSC_0187

Es decir, una manera de NO POSTERGAR tareas en cualquiera de nuestros trabajos (profesional, casero o de cualquier otro tipo) es saber IDENTIFICAR  la relevancia de lo que tenemos que hacer, y analizar la URGENCIA de su realización o entrega. Algo tan sencillo como NUMERARLO.

Parece sencillo; pero no lo es. Requiere un análisis tranquilo y reflexivo; y una voluntad personal de querer dejar de retrasar aquellas cosas (que aún no gustándonos) sabemos que debemos hacer.

Este POST está resultando un tanto virtual; hablo de todo sin centrarme en nada en particular… pero estoy plenamente convencida que el 100% de vosotros os veis reflejados en parte de las palabras que estoy escribiendo.

Todos hemos retrasado cosas que no nos gusta hacer, llamadas que dan pereza, trabajos arduos y costosos que alargamos innecesariamente porque no le dedicamos el tiempo que merece, u obligaciones que sin fecha de caducidad van languideciendo a nuestro lado…

grupito

Pero la pura realidad, es que por más que permanezcan en silencio a nuestro lado, sin dejarse notar, con la máxima discreción… nuestras obligaciones SIGUEN AHÍ.

Las recordamos y nos encogemos por la responsabilidad no asumida, nos culpabilizamos por la pereza injustificada, nos angustiamos por la tardanza en terminarlo… y al final, nosotros mismos nos generamos un estrés que no existiría o controlaríamos sólo con el breve ejercicio de NUMERAR Y PRIORIZAR.

Este POST, dedicado a mi amiga GEMA LOMBARDÍA, sólo pretende ayudar: en primer lugar a que veáis cómo ésta <actual y tristemente famosa> PROCRASTINACIÓN es tan habitual como diferentes somos cada uno de nosotros; y en segundo lugar, que postergar es un acto <realmente> voluntario, que sabemos cuándo retrasamos nuestras tareas, y que tenemos en nuestras manos <literalmente> la oportunidad de elaborar esos tradicionales listados (modo Lista de la Compra) con fecha y orden, para facilitarnos su realización.

¡¡¡No imagináis qué subidón de adrenalina cuando vamos tachando las obligaciones o tareas anotadas!!!

sonrisa

Comprobadlo… ¡y me contáis!

No os conforméis con los pequeños consejos que os ofrezco <yo, por cierto, procrastino más de lo que debo> sino que también podéis ir aplicando o incorporando paulatinamente trucos a vuestra rutina, hasta hacerla cada vez más y más productiva.

la vida no es gris

¡OJO! Esto también es salir de nuestra “Zona de Confort” (http://www.sandravillapalos.com/salimos-de-nue…ona-de-confort/) a veces, incluso, hasta rozar la Zona de Pánico… pero si no osamos, si no nos atrevemos a explorar nuevas formas de actuación hasta que nos obliguemos a ir descubriendo todo nuestro potencial, hasta entonces… no lo habremos dado todo.
 

Ya sabes, no hibernes aún 😉 , actúa, ponte al día: ¡es tremendamente MOTIVADOR!

oleaje

 

8 Comments

  1. Gracias preciosa!! Entre mis luchas diarias esta la de combatir la procrastinación… Gracias a ti al menos le he puesto nombre a uno de mis enemigos diarios. Y gracias a tus post y consejos conseguiré detorrarle!!! Mil besos querida amiga, te quiero!!

    Reply

    • Entre tus luchas, entre las mías… y entre las de tantos 😉
      Este POST dedicado a tí, me ha servido de grandísima ayuda para poner “negro sobre blanco” lo que también me afecta a mí, y para lo que necesito reflexionar, priorizar y actuar.
      Posponer tantas cosas pendientes hace que cuando se precipitan salgan regular… o mal; y no podemos dejar que ocurra así.
      Recuerda, siempre, nuestro “mantra” particular:
      ¡¡¡SI QUIERO, PUEDO!!!

      Reply

  2. Qué bien explicado!! Yo me identifico con tus palabras!! Fantástico!! Gracias por compartir aspectos tan interesantes e importantes en nuestra vida cotidiana!!

    Reply

    • ¡Gracias Mage!
      Compartir es vivir… Tú lo haces constantemente, y sabes lo gratificante que es.
      Además, me considero “egoísta” por escribir y así disfrutar con las maravillosas palabras que me dedicáis.
      “Aspectos interesantes e importantes” (como tú dices) pero muchas veces limitantes e incapacitantes para abordar otras cosas…
      Espero, de corazón, ser de ayuda 😉

      Reply

  3. Jo Sandrita, siempre sabes dar en el clavo… Pero tengo claro que podemos intentar no procrastinar (como otras tantas cosas que sabemos que no debemos hacer y, sin embargo hacemos), pero no seríamos quienes somos: seres con un montón de defectos (y sus virtudes, claro) intentando ser mejores. Por mi parte, cada día lo intento, unas veces se consigue y otras…
    Y otras sólo con leerte ya me siento mejor. Muchas gracias por las “cositas” que escribes. Y por favor, sigue haciéndolo!!

    Reply

    • ¡Gracias Helena!
      Tienes más razón que un Santo 😉
      Somo humanos, y por tanto IMPERFECTOS, lo que implica que por más que intentemos “hacer las cosas bien”, nos equivocamos -la mayoría de las veces- involuntariamente…
      Mil gracias por tus palabras…

      Reply

  4. Un post muy bien recibido que mas que nunca pondré en práctica en mi vida actual. A veces la procrastinación ocurre por el miedo o la pereza de no saber qué y cómo planificar nuestras metas y pequeños objetivos.
    Saber detectar lo relevante de lo irrelevante es otea habilidad que como las anteriores, hay que desarrollar y ejercitar a base de esfuerzo y constancia. Hoy lo relevante eres tu y por eso te dedico estas palabras.
    Estás que te sales amiga!!!

    Reply

    • Gracias Reyes… Parece ser un tema “recurrente” en nuestro día a día habitual…
      No sólo Procrastinamos con cosas más o menos importantes, sino precisamente nos despreocupamos de aquellas que de pura irrelevancia terminan siendo ignoradas, relegadas a “lo último”; y no siempre deben serlo.
      La constancia, como bien dices, es la clave; y PLANIFICAR, el secreto.
      Personalmente, estoy entrenando a diario para postergar las cosas lo menos posible 😉
      ¡Ya te contaré mis resultados!

      Reply

Deja un comentario