Article
2 comments

Objetivo: RESPONSABILIDAD RELAJADA

Haciendo alarde de mi “Responsabilidad RELAJADA”, me permito bailar una preciosa (y vintage 😉 ) canción de los años ’70 de Neil Sedaka:

“Breaking up is hard to do”

 

RESPONSABILIDAD: Valor que nos permite calibrar las consecuencias de nuestros actos.

Nos han enseñado, desde bien pequeños, que debemos ser personas responsables, comprometidas, asumir nuestros comportamientos y enseñar el valor de la implicación en nuestros hijos.

Minions de Gru 2, mi villano favorito

Debemos ser responsables en nuestro trabajo, con nuestras “cosas”, no hacer culpables a otros de nuestros errores o fallos (tan humanos y tan comunes).

E imagino que os estará pasando como a mí, y es que leer tanta RESPONSABILIDAD así, en frío, sin anestesia y de sopetón da un poco de vértigo.

¿De tantas cosas soy “RESPONSABLE”?

¿Sobre mí (y mi frágil espalda) recae tanta “RESPONSABILIDAD”?

en equipo

Como pasa entre las películas y la vida real, la realidad sobrepasa nuestra capacidad de asumir tanto control…

Este no es un post IRRESPONSABLE (bueno, no pretende serlo), pero sí aspira a rebajar el “Grado de Exigencia”, a desinflar la tremenda carga que supone sabernos “responsables” de tantas y variadas cosas.

No voy a hacer apología del CAOS, de la dejadez ni del desánimo o la chapuza… Lo que quiero es dar otra visión de este concepto.

con cielo

En ocasiones, añadimos significados a este valor que acaban perjudicando al que lo ostenta.

Con un hijo:

“- Tienes que ser más responsable, portarte mejor; tratar bien a tu hermano, estudiar más o…”

En el trabajo:

“- Asumir la responsabilidad de hacerlo todo bien, en el menor tiempo posible, minimizando los problemas/costes y…”

huyendo

Claro que la RESPONSABILIDAD es eso, y compromiso, y obligaciones, y competencias… pero cuando pretendemos cubrir todos nuestros actos/tareas/órdenes/consejos con la pátina de una implicación exagerada; damos poco pie (o ninguno) a la improvisación, incluso a la equivocación (y posterior mejora). Damos poco margen de maniobra a aquellos que tiñen todo su comportamiento con ese valor en MAYÚSCULAS.

A veces (y digo sólo a veces 😉 ) no imbuirnos de tanta “carga” nos da más espontaneidad, casi diría que más libertad, más naturalidad (y nos hace no mostrarnos tan encorsetados).

con coletas

Nuestra naturaleza nos marca el camino… Y dejar de hacer ciertas cosas (que son nuestra responsabilidad) hace que nos sintamos mal, nos cuestionemos y nos culpabilicemos por ese motivo.

Y cuando, además, no hacemos daño a nadie, cuando sólo a nosotros atañe habernos dejado fluir por unos momentos: disfrutemos la sensación, disfrutemos el hecho de no ser tan tan tan exigentes para todo (y sobre todo, CON nosotros).

en ventana

La RESPONSABILIDAD es un valor positivo, lo que significa que siempre SUMA; pero no hagas de ese exceso de “Responsabilidad” un freno a tu espontaneidad, un bloqueo a tu naturalidad o una excusa para no ser imaginativo o creativo.

La AUTOEXIGENCIA (un concepto insano en su más estricto e inflexible significado –post dedicado a la Autoexigencia del 1 de Abril del 14-) es la elevación al máximo exponente del deber, de la obligación inexcusable.

Pero ser RESPONSABLE es mucho más: es ser una persona comprometida, coherente, entregada y autónoma en sus decisiones.

sonrie

Y frente a “tamaña descripción” yo también defiendo la RESPONSABILIDAD RELAJADA, por ejemplo, emplear la EMPATÍA en nuestro desempeño. El “no hagas al otro, lo que no te gustaría que te hicieran a ti”.

Y sobre todo:

Siéntete libre, tienes derecho a equivocarte, a tener un mal día, a enfadarte o a gritar…

Evil-Minion-and-Purple-Animal-Despicable-Me-21

Tienes derecho a imaginar, a criticar y a vaguear.

Tienes derecho a estar perezoso, a comer más de lo normal o chuches que pican los dientes.

Tienes derecho a bailar sin motivo, a reír sin razón, a quejarte porque sí y a cantar a voz en grito.

minions-despicable-me-2

Tienes derecho a tus días malos y a buscar/hacer/imaginar/disfrutar/inventar/reír tus días buenos.

Y SER RESPONSABLE en ningún caso es contrario a lo anterior.

Ser consciente de qué, dónde y cuándo es importante “ser responsable” es razón suficiente para tenerla presente, y asumirla.

 

Ya sabéis cómo opino: la FELICIDAD no se busca, ni se encuentra… ¡SE HACE!

2 de risa

¡FELICEAR!

 

2 Comments

  1. Enhorabuena Sandra, me encanta lo que escribes y lo que transmiten tu post!!! Hoy a hacerte un club de fans!!:-D

    Reply

  2. Como siempre no veas lo que me relaja el leer lo que nos publicas , me permito compartirlo en facbook para que mis amig@s tengan la misma sensación un besazo wapaaa

    Reply

Deja un comentario