Article
1 comment

¿Salimos de nuestra Zona de Confort?

Todos luchamos por labrarnos una vida próspera, crearnos unas rutinas satisfactorias, y precisamente con éstas, colmarnos de seguridad.

zona-de-confort-3

Seguridad: esta palabra tan auténtica, tan necesaria, origen de nuestra tranquilidad es, por otra parte, freno de nuestra creatividad, de nuestro crecimiento personal.

La “Zona de Confort” es aquella en que nos sentimos tan cómodos, que relaja nuestras aspiraciones, que bloquea nuestros propósitos, los adormece, los aletarga…

Terminamos -y hablo en primera persona- abducidos por las “seguridades” de nuestra Zona de Confort.

zona de confort 2

El problema es que no se puede controlar el transcurso de la vida; y habituarse al estatismo, a la quietud de esta zona, implica perder espontaneidad, obstruir la imaginación, y produce apatía y pereza para generar cambios.

 

Ahí está el error, en creer que nuestra Zona de Confort es la meta… cuando la meta, son nuestros sueños.

Son estos desafíos, estos retos, los que hacen que cada día nos demostremos lo valientes que somos, en una u otra medida.

Querermafalda pensando superarnos a nosotros mismos, querer mejorar en aquello que emprendemos, querer demostrar que podemos…

 Ésta es la palabra, el común denominador de nuestra intención de crecer como personas, como padres, como amigos, como profesionales: QUERER!

En los niños, esta “Zona de Confort” está en continuo movimiento. No “valoran” las rutinas y la seguridad como sí lo hacemos los adultos. Ellos se aplican en sus clases, saliendo de esa zona a base de conocimientos nuevos; en el deporte, compitiendo con ilusión y trabajando su deportividad; en sus casas, esforzándose en la convivencia, la “doma” de sus hormonas (en la fase adolescente) o en la interiorización de los valores que en cada casa inculcamos.

mafalda, estudiar

Ellos son nuestro ejemplo.

Y ahora, reflexionando sobre MI Zona de Confort, me doy cuenta que tengo que crecer, que debo deja de esperarQUERER CRECER, primero, y salir de esas “comodidades virtuales” que son un pequeño espejismo de tranquilidad y sosiego, pero que no dan la Felicidad.

La FELICIDAD hay que salir a buscarla:

– ten sueños,

– sal a por ellos,

– quiérete, y

– quiere la vida.

Espero que os conquiste esta canción tanto como a mí (un fantástico descubrimiento “Mumford & Sons):

1 Comment so far

  1. ¡Qué razón tienes Sandra!
    La vida está ahí fuera esperándonos….hay mucha gente que pasa por ella de puntillas, sin hacer ruido, viendo pasar los días sin más, dejando escapar un tren tras otro.
    No deberíamos vivir la vida de modo cuantitativo sino de modo cualitativo, es mejor haber vivido un solo día plenamente que cientos de días amargados.
    Cómo ya sabemos “el que no se arriesga no gana” y el que se arriesga puede que no lo consiga pero por lo menos lo habrá intentado y obtendrá la recompensa de haber crecido personalmente saliendo de su zona de confort, quizás la siguiente vez consiga su propósito.
    Muchas gracias por tus reflexiones.

    Reply

Deja un comentario