Article
2 comments

Soy de “hacer” SELECTIVO…

Hace unos días leía un eslogan, en una camiseta la mar de original, que ponía:

No soy borde, soy de simpatía selectiva

soy de simpatía

…y esto me inspiró el post de hoy: la Psicología SELECTIVA.

Para amenizaros hoy, os dejo con MADCON y su “Don´t worry“:

¿A qué me refiero con “Psicología Selectiva”?

¿Soy igual en todo momento, en cualquier circunstancia, con cualquier persona y en cualquier momento del día?

Obviamente, NO.

Y no solo es porque las circunstancias NOS influyen, sino porque claramente, bajo nuestra elección personal, ni siquiera nosotros mismos decidimos, elegimos, optamos por actuar siempre de la misma manera.

que como cuando

Ser selectivo se refiere precisamente a esto: seleccionamos y, por tanto, valoramos de un manera más especial o prestando mayor atención a unas cosas que a otras.

Ser selectivo no se refiere solo a un aspecto social (la alusión a la simpatía selectiva 🙂 ) sino también a un cariz personal.

Leía ayer uno de los últimos post de “Zumo de Empleo” (en la línea del que escribí hablando sobre “Autorresponsabilidad”) sobre las obligaciones que nos creamos: esas obligaciones asfixiantes, retadoras, agobiantes a las que nos entregamos esclavizados pensando –equivocadamente- que si no las realizamos, el fin del mundo llegará y caerá sobre nosotros la ira divina…

No sonriáis.

A mí, me pasa 🙁

De forma que en mi (auto)terapia (es decir, en el tiempo que dedico a la redacción de muchos de mis post) encuentro la solución a mis problemas.

Entre tanta palabra la busco.

Entre mis palabras la hallo.

Y así, al leer el lema de la camiseta, me dije: “esto es lo que hay que hacer. Seleccionar. Dar más relevancia a unas cosas que a otras. Prestar atención a lo importante y desechar lo superfluo”.

¡Ay madre! Qué fácil escribirlo y qué difícil ponerlo en práctica.

Ojo, y no me refiero a ser “selectivo” a base de prejuicios y opiniones, NO… Hablo de que una cosa es asumir obligaciones, ocuparnos de lo verdaderamente importante, prestar atención a los amigos, saber disfrutar nuestro tiempo de ocio, y por supuesto “hacer lo que nos toca” (conciliar trabajo, tareas de la casa, etc.) y otra cosa muy distinta es llegar al punto de obsesionarse con el cumplimiento de tales obligaciones; no dar lugar a ser SELECTIVO y que no nos dé -así- tiempo a todo.

hacer todo

Tendemos a ver la semana laboral como un ladrillo de días LADRILLOdonde amalgamos unos con otros a base de trabajo, tareas a veces desagradables, recados y tantas y tantas obligaciones, que cuando tenemos un rato tranquilo somos capaces de sentirnos “culpables”.

 

¿OS PASA?

A mí, 🙁

Descubro, poco a poco, y gracias a los consejos de grandes (grandísimas) amigas que no se puede vivir sin separar unas cosas de otras.

No puedo poner en el mismo cesto todos los huevos: lo urgente, lo importante, lo prioritario y lo superficial. No debo atender con la misma “premura” cualquiera de estas tareas y pretender mantener en todas ellas el máximo rendimiento.

que te salgan mal

Optimizar mi tiempo, optimizar mi vida, no es eso.

Voy a aplicar mi particular “Psicología Selectiva”: implementar gradualmente mi nueva visión para disfrutar, al tiempo que satisfago mis obligaciones.

Tengo que aprovechar mi tiempo de ocio, no sobrecargándolo de responsabilidades, sino siendo SELECTIVA.

Y da igual en qué ámbito me mueva… a todo, ¡PSICOLOGÍA SELECTIVA!

Con la familia, en mi trabajo, con la casa, en mis ratos libres, con los amigos, en mis ratos de ocio… ¡VIVA LA PSICOLOGÍA SELECTIVA!

Y termino acuñando mi propia leyenda, mi propio eslogan:

soy de _hacer_ selectivo

 

Espero que mi propia TERAPIA os sirva, para reflexionar, también a vosotros…

 

 

 

mini-corriendo-en-la-ciudad

 

 

2 Comments

  1. La mejor manera de empezar el día!! Desayunar escuchando este temazo tan positivo, leyendo tu post y de paso saber cómo enfocar el resto de la jornada!!

    Reply

    • La mejor manera de empezar el día: leyéndote 🙂
      Gracias por tus palabras, pero lo verdaderamente importante es que realmente hagamos el esfuerzo de ponerlo en práctica, es decir, ser selectivos, no obsesionarnos por hacerlo “todo” sino hacer algunas cosas, pero BIEN!
      Un beso.

      Reply

Deja un comentario